miércoles, julio 30, 2008

Sin duda, un día triste

No es algo que pueda creer, simplemente la noticia me impacta, no sé que pensar ni que decir, no es algo fácil de digerir para mí, no puedo hacer otra cosa más que aguantar y no suspirar (aparentemente sin motivo para los demás), no lagrimear y pensar en esto, mientras los que están a mi alrededor, ellos sí, trabajando, continúan con su ardua cotidianidad.

Tampoco plasmaré aquí los ires y venires, mi poca experiencia, mi poco contacto con él en las Aureolas, sobre el cómo marcó mi vida con su sola presencia, sus palabras, su voz (de verdad voy a extrañar su voz), sus trabajos y avatares, sobre cómo su partida marca definitivamente el cierre de un círculo en mi vida.
Sólo me queda algo por decir: Muchas gracias, de verdad, muchas gracias Alejandro.

2 comentarios: