miércoles, mayo 27, 2009

Anulación del voto

¿Dónde surgió por primera vez la idea del voto? ¿Cuál fue la cuna de la contienda entre aspirantes para ocupar un puesto en algún tipo de gobierno, liderazgo ó administración? ¿Del stardom system entre Pericles y Sófocles? ¿De dónde surge la necesidad de favorecer a un candidato sobre otro, al momento de designar a un individuo para que desempeñe un puesto de elección popular? ¿Del carácter de cada quien? ¿Del buen humor? ¿De su santidad?

¿Es viable pensar que alguno de los candidatos podrá representar fielmente las motivaciones, objetivos é intereses que nos impulsan en la vida diaria? ¿Verdaderamente un aspirante cualquiera tiene en mente a sus posibles electores cuando se postula? ¿Ó sólo constituye una fachada para sus propios fines y querencias? ¿Cuándo un candidato traiciona sus ideales y se deja arrastrar por la corriente, seducido por las grandes ganancias cargadas al presupuesto federal, se prostituye?

¿Cuándo debemos desconfiar de un suspirante integrante de una asociación ó grupo partidista? ¿Cuando decide retirar la ayuda a "vejitos y madres solteras"? ¿Es razonable dudar de la inmensa mayoría? ¿O supone un avance la desconfianza generalizada del público, sometiendo a prueba a los más disímbolos personales, a fin de conocer cuáles son las posturas que lo hacen diferente a los demás?

¿Cuándo es coherente abstenerse de emitir el voto? ¿Es útil dejar de sufragar? ¿Sirve como forma de protesta? ¿Ha modificado alguna vez la concatenación de hechos en México? ¿Ha forzado a los políticos a variar su esquema de conducta? ¿La abstención ha presionado a los grupos de poder para que modifiquen las reglas del juego electoral?

¿Los ciudadanos gozamos verdaderamente de ejercer la premisa “obedecer mandando” presuntamente aplicada tanto a funcionarios, congresistas, líderes y candidatos? ¿En realidad, durante los comicios, las élites únicamente presentan una pantomima, a fin de hacer creer a los “gobernados” que poseen la capacidad de influir en las decisiones importantes que se toman en el país? ¿Cuentan verdaderamente la suma de voluntades, en forma de boletas electorales, al instante de cambiar el destino de una nación? ¿Ó solamente se erigen como un juego, una representación teatral para hacer creer a los ciudadanos que su intervención es necesaria, indispensable, é indiscutible para la existencia del país?

¿Hacia dónde podemos voltear los mexicanos al momento de razonar nuestro sufragio? ¿Hacia dónde debemos volcarnos como nación para influir de manera decisiva en el rumbo de México? ¿Existe un compromiso real con el país al emitir un “voto útil”? ¿Para qué sirve el voto útil? ¿Para elegir la “menos peor de las opciones” ó “la menos dañina de las rapiñas”? ¿Es válido especular de manera tan mediocre al momento de pensar en México?

¿Es válido aceptar el “trapecismo partidista” al más puro estilo del circo -que no Atayde- que ejercen algunos funcionarios (Alejandra Barrales, Ricardo Monreal, el PRD en general, el PAN, Josefina Vázquez Mota y otros etcéteras), sin empacho, y sin importar que el nuevo instituto político al que arriban, o el cargo a desempeñar, a veces nada tiene que ver con la agrupación/experiencia anterior, a la cual acaban de abandonar/olvidar, y que solamente actúan bajo ambiciones meramente electoreras, mezcladas con intereses monetarios y de poder, por un lado, y por el otro por cuestiones propias de la naturaleza del genoma político mexicano.

Como ciudadano ¿Cómo entender esta “traición” a los ideales personales y de partido para aceptar otros, con el único afán de seguir obteniendo prebendas a costa del erario público, descuadrando así al lesionado andamiaje democrático y electoral de México? ¿Cómo coexistir con funcionarios y candidatos que viven del lenocinio político, y que cínicamente se practica en tierras mexicanas?

¿Es verdaderamente la “anulación del voto” una forma de atentar contra la democracia? ¿La cancelación del sufragio es un ejercicio que aboga por la devastación de un sistema ó compone simplemente el intento por tratar de renovarlo y salvarlo de una segura manipulación y destrucción total a manos de los inútiles y poco comprometidos políticos?

Actualmente se puede comprobar que existen varias campañas en Internet que impulsan a los ciudadanos a acudir a las urnas de manera responsable, pero con el firme propósito de anular su voto, entre ellas 1, 2, 3, 4, 5, 6 y 7, algunas de ellas seguidas de cerca por escritores tan importantes como José Antonio Crespo. Además que no somos los únicos que lo hemos pensado con anterioridad, pues se han dado casos como en A, B, C, y D, creer que somos los únicos no solamente nos convierte en inadecuados y torpes, sino en obtusos, negligentes y anacrónicos, al no estar a la altura de las circunstancias que se presentan al día de hoy. Por lo tanto, resulta burdo, absurdo y paranoide que algunos "izquierdosos" -que no izquiedistas cosa muy distinta en verdad- traten de disolver una propuesta ciudadana llenándola de ínfulas de un orquestado "compló" de la derecha yunquista.

Nada más molesto y negligente; pero no se podría esperar menos de las actuales estructuras de poder en México. Lo más "chistosito" del asunto es que si se habla mal de los panistas, uno es izquierdoso, amante de las masas, un verdadero "pejelover" de hueso colorado. Si uno habla mal de AMLO y sus huestes paranoides, uno es yunquista, lame...botas y cuentagotas del gobierno calderonista. En fin, todo depende de a quién se critica, uno se convierte en víctima de las exacerbadas agresiones de uno ú otro lado.

Sin embargo, es solamente a través de la unión de los ciudadanos, que se podrá contrarrestar la desatomización creada y obligada por los gobiernos federales y locales, a fin de impactar efectivamente en las decisiones de los actores políticos y sus agrupaciones partidarias. Esto únicamente como una especie de advertencia en primer grado, pues es de esperarse que habrá consecuencias, campañas ciudadanas y pasos posteriores, a continuación.


Tags Technorati: , , , , , , , ,
Tags Blogalaxia: , , ,