sábado, abril 10, 2010

Post: Actualización, "Darse de ALTA en el RENAUT"

*Nota: al final hay vínculos a sitios de cada compañía para completar el proceso

Está bien veamos... Algunos políticos se debaten/debatieron hoy sobre si debe ó no abrirse una prórroga a la fecha límite impuesta para el registro personal de números de teléfonos celulares. Supuestamente la fecha vence este 10 de abril de 2010 y aquellas personas que decidan no registrarse se quedarán sin servicio en sus aparatos móviles. Es decir, suspenderán todas las líneas de celulares que no se encuentren en el Registro Nacional de Usuarios de Telefonía Móvil (Renaut).

El gobierno en su manifestación del poder legislativo, lanzó una campaña desde hace unos meses y por todos los medios a su disposición -únicamente los tradicionales como la radio, televisión é impresos- para hacer de conocimiento público su determinación de crear el Renaut como elemento de control y supervisión. Los diputados y senadores han tratado de obligar a la población a registrar su número móvil argumentando 2 cosas: A) la conveniencia en la elaboración del famoso Renaut y B) la obligación moral de cada ciudadano de cumplir con esta nueva disposición. Pero seamos sinceros… se han dedicado a exigirle a la población porque su cultura y percepción de la realidad social no son muy extensos. Traduciendo: no conocen otro método. No obstante me gustaría recalcar el hecho de que es muy diferente invitar ó conminar a la acción que entraña exigir. Porque como dicen por ahí: "en el pedir, está el dar"

Muchas personas alegan -obviamente todas del lado del gobierno federal- que este mecanismo ayudará en el combate al flagelo de las llamadas de extorsión y secuestro virtuales/exprés. Han intentado erigir vender este método como la panacea de todos los males respecto a este delito tan diseminado por todo el territorio nacional. Digamos –y para no extenderme mucho- que su inteligencia en este asunto es análoga a la idea que tienen muchos legisladores sobre “la piratería ciudadana” en Internet y que afecta el bolsillo de millones de personas.

Seguramente en algún momento los diputados y senadores vieron en este aparato construido de manera abstracta, una posible solución; pero ni consultaron a "sus gobernados", ni preguntaron a expertos, ni a empresas del ramo sobre el provecho que se le podría sacar al mismo. Como de costumbre, iniciaron un diálogo interno -monólogo- y respondiéronse: este es el camino a seguir.

Funcionarios alegan que todo este evento se concentra en la imposición y aplicación democrática de las leyes que ellos, tan afanosamente, se ocupan en cimentar. Sin embargo, esa siempre resulta ser una mirada bastante parcial de la realidad. Por ejemplo, ¿Qué pasa con las llamadas de despachos jurídicos/cobranzas que llaman a usuarios a cualquier hora del día –incluyendo las madrugadas- para amenazar sobre la ausencia de un pago?

Existen mecanismos para hacer valer la ley y denunciar a los transgresores sobre dichos abusos. Existen instancias legales que "supuestamente" castigan estas malas prácticas comerciales. No obstante, si la gente llama y denuncia, todo queda allí, en una bonita anécdota, en el cajón de archivo de las "instancias pertinentes" y en el catálogo de ofensas a los ciudadanos. De las cuales, si uno tiene “suerte” alguna es atendida y absolutamente ninguna prospera.

Las llamadas citadas arriba son ilegales, pues está contemplado en las leyes, y se pueden/deben denunciar este tipo de prácticas; pero siendo honestos ¿Cuántos casos se conocen sobre este tipo de despachos y que hayan prosperado en beneficio de los ciudadanos comunes y corrientes? ¿Cuántos casos se han hecho patentes en noticias y medios sobre una demanda interpuesta por algún usuario agredido por estas oficinas de cobranzas? ¿Cuándo se ha hecho pagar a algún banco por utilizar dichos medios para amedrentar a sus clientes? ¿Cuántos de esos casos son de éxito para los ciudadanos? Lo diré con todas sus letras: ninguno

Y para variar, como "todos los grandes esfuerzos" de funcionarios públicos mexicanos: absolutamente todo lo elaboraron a última hora, con su consecuente mal parchado, mal planeado, mal publicitado, mal entendido, mal ejecutado, y al final -en su última fase- se desarrollará el consabido “mal cosido ó remiendo”. Las costuras, las imposiciones, las paradojas y la mala prospección serán visibles a un kilómetro de distancia. Las "habituales" lagunas legales que se dejarán en la ley/reforma ó intento en la construcción de esta lista, registro ó mecanismo servirán -seguramente- para que alguien en el gobierno "haga su agosto".

Desgraciadamente éste no sería un caso aislado. En días recientes ciertos periodistas han recordado acertada y reiteradamente al Renave, asunto que por cierto terminó muy mal. Ó el caso del seguro, eficiente y fuertemente resguardado registro del Instituto Federal Electoral (IFE), el cual fue vendido a terceros intereses -ni siquiera locales- pues en ninguno lado la ley indicaba la responsabilidad penal/legal directa de aquel ó aquellos implicados en su mal uso y aprovechamiento.

Y ése, señores políticos y funcionarios públicos, es el verdadero meollo del asunto. El pueblo está cansado de que usen su "buena fe" y que utilicen los recursos a su cargo para beneficiar a unos cuantos. Yo sí tengo miedo que un “fulano X” en cualesquier oficina pública y  con altas ínfulas decida vender MI información privada al mejor postor. Además, quiero aclararles que no se trata de una cuestión empujada por la desidia –que sería la respuesta que todos desearían escuchar en los círculos y élites políticas-, ni porque sea difícil darse de alta en el registro, ni porque no se quiera cumplir con la ley, ni porque se puedan dar datos falsos sin consecuencias visibles, ni nada por el estilo. Todo se reduce a la simple y llana ecuación de la precaución y escepticismo supremos que imperan en el sentir de la población: no entregarle información personal y sensible a cualquier mengano/zutano y sin un recibo ó garantía de por medio.

Para acabar este post diré que la costumbre puede más que la razón. Las personas que impulsaron la creación del Renaut y como habitualmente actúan los políticos en este país: ni siquiera se cuenta con un mecanismo, reglas, límites ó normatividad para asegurarle a la población sobre cómo se toma el registro, quién lo toma, dónde se resguardan tales datos, y quién es el responsable directo de su seguridad ¡Vaya ni siquiera sobre si se usarán adecuadamente, ni cómo se utilizarán! ¡No existe ni la más mínima garantía sobre su uso, salvedad, ni resguardo!

Apenas... están viendo si se va a redactar ó esbozar un reglamento al respecto; pero eso sí exigen ¡que se den de alta pero ya!, porque si no los delincuentes seguirán haciendo de las suyas y los ciudadanos que no cumplan perderán sus beneficios... ¡Vamos, si ni siquiera pueden hacer completa SU chamba ¿Cómo se atreven a demandar la acción y participación ciudadanas? No es estúpido, perdón, no... ¿No es ilusorio?

Postdata:
Como acotación a todo el asunto del RENAUT, diré que es más fácil darse de ALTA en el sitio de Iusacell/Unefon que en los de Movistar y/o Telcel.
Para los que necesiten saber ó deseen darse de ALTA en el RENAUT; pero dependiendo del servicio al que estén suscrito, aquí les dejo algunas direcciones:

1.-Movistar | http://bit.ly/aOVHbs |
2.-Unefon/Iusacell | http://bit.ly/93MlgY |
3.-Telcel | http://bit.ly/cftFV0 |

Pero cuidado el tiempo de espera de Telcel para el RENAUT puede llegar a ser un loop infinito.

No hay comentarios.: