viernes, octubre 19, 2007

El Metro en la Ciudad de México cumple un aniversario más

¿Cuántas veces no hemos pasado junto a las vías del Metro y hemos sentido una especie de orgullo por este sistema de transporte colectivo, y percibimos en nosotros un gusto patriotero, y somos al mismo tiempo, sabedores de la envidia internacional que despierta?
¿No acaso hemos visto como individuos de otras naciones vienen a ver cómo con tan pocos recursos, funciona algo considerado como material indispensable para la vida cotidiana en los países del primer mundo? ¿Y qué pasa cuándo vemos esos bonitos y actualizados vagones, algunos de ellos con colores vistosos, lustrositos, y casi que "rechinan de limpios"? ¿No sentimos bonito?

Sin embargo, ¿Qué sentimos al entrar a las instalaciones? ¿No se ven desperfectos pordoquiera que uno voltee a ver? Cosas que se caen sino de viejas, sí se desperdigan por el suelo debido al poco mantenimiento que se le da, y eso ocurre en todas las estaciones, sin importar que sean centrales o de transbordo, las cabinas, las taquillas, los escalones rotos y rellenados con plástico, los torniquetes, los sensores para tarjetas, los mismos vagones empiezan a mostrar signos de desgaste y poca atención.

No hay de otra, quisiera decirlo de manera distinta: pero la pendejez humana es insufrible, irrefrenable e irremediable.
¿Cuándo se ha visto que los que reciben un poco de poder decidan actuar por propio instinto de conservación, y sino acaso devolver, sí condicionar de manera acertada y conveniente los elementos que rodean su comodidad? Y no hablo sólo de los idiotas que ostentan cargos a nivel federal, sino a todos aquellos hambreados que "por tres pesos venden hasta a su madre".
¿Caso específico?

Represión laboral en el metro
En 38 años, la condición de los trabajadores del Sistema de Transporte Colectivo Metro no ha cambiando. La represión, hostigamiento y violación a sus derechos laborales siguen siendo la constante.
Nota Completa, Vía: Contralínea

Es probable que las nuevas ampliaciones a la red de transporte colectivo en la Ciudad de México traigan infinidad de beneficios a toda la enorme y feliz familia sindical del Metro, bueno, en realidad, sólo registrarán un mejoramiento en su calidad de vida todos los nepotistas que siembran a sus favoritos a diestra y siniestra.

La otra carga del suburbano
Entre ladrillos, dunas de arena para construcción y un equipo de 400 trabajadores, Enrique Navarro Domínguez, director general de Grupo CAF, la constructora que ganó la concesión, reconoció que han existido problemas con Ferrocarriles del Valle de México (Ferrovalle), la empresa que opera los trenes que entran a la aduana de Pantaco.
Nota Completa, Vía: El Excélsior

Mapa y detalles de la ampliación de la Red en el DF: Línea 12, línea dorada. La línea del Bicentenario

¿Acaso la forma de proceder de líderes sindicales, apadrinados, pequeños burócratas y empleados aviadores es la más adecuada? ¿No acaso es matar así a la "gallina de los huevos de oro"?

Digo, no se necesita mucho para saber que son "unos verdaderos muertos de hambre", que son unos intensos y verdaderos torpes que no dejarán sus cotos de poder por nada, pero ¿Por qué son tan pendejos? ¿No acaso si los demás están mejor, a ellos les va a ir mejor? ¡Hasta los narcos entendieron en su momento esa premisa! ¡Qué estupidez! ¡Qué ganas de sabotearse a sí mismos! ¡Al rato igual y hasta les quitan la hegemonía del propio Metro! ¡Claro y los únicos que serán realmente perjudicados serán los miles de trabajadores -calificados o no- que serán despedidos y sin goce de sueldo!

¡Pero eso sí! ¿Qué tal pinta el asunto de las tarjetas recargables? Igual y corren a cientos de trabajadores; pero pues igual ¿Quién no quiere una tarjeta de esas?

¡Buenas noches México, Dondequiera que estés!




, , , , , , , ,
Tags Blogalaxia: , , ,

No hay comentarios.: