viernes, diciembre 30, 2005

I love Scotland !!

Hace poco más de un mes me encontraba publicando un post que anunciaba mi alegría por la proximidad de mi viaje a Escocia para visitar a mi novia Joyce. Hoy que estoy de vuelta me encuentro escribiendo de nuevo acerca de aquel viaje, el cual resultó ser mucho más emocionante y fantástico de lo que habría imaginado en aquellas tardes que me ponía a pensar sobre ello. La historia que se suponía iba a vivir durante esa semana tuvo cambios inimaginables, así como giros dignos de un libro de Dan Brown. Antes de empezar a relatarles mi historia quiero dejar en claro que a pesar de los pocos pero intensos malos ratos que viví en Escocia, disfruté infinitamente de mi estancia en aquel mágico país lleno de cielos limpios, gente amigable, hermosas mujeres y autos con el volante del lado derecho.
I LOVE SCOTLAND!!.

Día 1: Hola y Adiós

A las 8:20 de la noche del lunes 19 de diciembre me encontraba abordando el vuelo 242 de British Airways que me llevaría desde el Aeropuerto Benito Juárez de la Ciudad de México hacia el aeropuerto internacional de Londres, mejor conocido como London Heathrow, donde completaria la primera y más larga fase de mi viaje hacia Escocia. Una guapa sobrecargo de cabello rubio y radiantes ojos azules me recibió a la puerta de la nave con una linda sonrisa y diciendo "Hello, may I see your boarding ticket please?", y después de mostrárselo me señaló la ubicación de mi asiento, ese asiento que llevaba meses esperando tomar. Después de guardar mi equipaje de mano en los gabinetes de la parte superior del avión, tomé mi asiento y me relajé con un trago de agua fresca de la botella que llevaba conmigo aquella noche y me dispuse a observar lo que pasaba a mi alrededor. Gente abordando en parejas, grupos o solitariamente como yo; gente con cara de cansancio, gente con cara alegre, otros con los nervios de montarse en un avión que iba a volar 10 horas hasta el otro lado del mundo sin detenerse en el camino, gente con la típica expresión de quien no quiere abandonar el lugar donde ha pasado días maravillosos, gente con rostros de molestia por alguna irregularidad en el aeropuerto, jejeje, de esos rostros que sólo un mexicano puede provocar. En fin, unos 5 minutos después de haber ocupado mi asiento llegó uno de mis dos compañeros de vuelo, se trataba de un amable señor español que me saludó en castellano al ver que portaba mi camiseta del tricolor... como había acordado con Joyce para que lograra ubicarme más facilmente a mi llegada al aeropuerto de Glasgow. Algunos momentos después el señor español y yo nos vimos sorprendidos por la belleza de una hermosa mujer de cabellos dorados, una piel dorada por el Sol mexicano y unos ojos que me parecieron grises. ¡Sí!, se trataba de mi otra compañera de vuelo y se sentaría junto a la ventana mientras yo me sentaría en el asiento del medio y el amigo español en el asiento del pasillo. Yo no podía creer mi suerte y el español tampoco podía creer mi suerte, pues cualquiera hubiera querido pasar 10 horas al lado de aquella belleza nórdica. Lamentablemente este no es un mundo perfecto y media hora después de abandonar el suelo mexicano, la dama sueca (eso me dijo el español que era), se mudó de lugar para sentarse junto a su novio o esposo a un par de filas adelante de nosotros... ¡diablos!. El vuelo transcurrió sin muchas emociones excepto por un par de acontecimientos que me hicieron estremecer. El primero fue cuando me dispuse a orinar en uno de los retretes que se encontraban a unos metros detrás de mi asiento. El retrete estaba ocupado y tuve que esperar unos momentos para poder hacer uso del mismo y mientras esperaba mi turno, vi a uno de los sobrecargos besando a otro sobrecargo en la cocineta del avión... se estaban dando las buenas noches. El otro acontecimiento fue mucho peor, pues en pleno vuelo y justo encima del océano, escuché una voz que con miedo decía en inglés "huele a quemado" e inmediatamente después otra voz que dijo "sí, hay humo allá atrás"... carajo, ahora nos vamos a quemar a más de Dios sabe cuántos metros de altura y sobre el Atlántico donde nadie te va a encontrar, genial!!. Vi a los sobrecargos correr alarmados hacia la parte trasera del avión para saber lo que sucedía, vi a la gente de mi alrededor despertar a sus compañeros de vuelo en caso de que en realidad estuviéramos en peligro y yo trataba de no mostrar mi miedo a pesar de sentir que me iba a cargar el payaso ahí sentado. Afortunadamente para todos sólo se trataba de un imbécil fumando en el baño, quien fue multado con 2,000 dólares por fumar en un vuelo donde estaba estrictamente prohíbido hacerlo... que bueno por idiota. Los problemas empezaron al llegar a Londres, pues mi avión aterrizó 40 minutos después de lo esperado a causa del tráfico aéreo y yo ya estaba muy retrasado para tomar mi vuelo de conexión a Glasgow. Salí corriendo por el pasillo que me llevaría al camión que a su vez me conduciría a la terminal 1 del aeropuerto, la cual es donde salen los vuelos que van al interior del Reino Unido e Irlanda. El camioncito se tardó 15 minutos en el traslado de la terminal 4 a la 1 y yo ya empezaba a sudar frío al ver como las manecillas del reloj no se detenían y sólo me quedaban 30 minutos para abordar. Para muchos esto sería tiempo suficiente, pero no en el aeropuerto de Londres, pues tienes que dar todos los detalles de tu viaje al personal de seguridad británica, así que perdí un buen rato tratando de convencer al oficial de origen hindú de que no era un terrorista, sino un simple mexicano tratando de llegar a tiempo para verse con su novia escocesa en Escocia. Finalmente me dieron el pase pero era demasiado tarde, había perdido mi vuelo a Glasgow. Afortunadamente la gente de BA se mostró muy comprensiva y me repuso el vuelo dos horas después, por lo cual llegué a Glasgow con poco más de dos horas de retraso. Al llegar al Glasgow Airport sólo pensaba en lo tarde que era y en lo desesperada o desilucionada que estaría Joyce por mi ausencia en aquel vuelo que llegó más temprano, pero de repente ese pensamiento se esfumó al encontrarme con la peor pesadilla de un pasajero... mi maleta no salía por la banda de reclamo de equipaje, no me jodas!!. Me dirigí a la oficina de equipaje para pedir una explicación y cuando el personal se puso a rastrear mi balija con el número de seguridad que me dieron, me encontré con algo increíble, mi maleta estaba viajando a Liverpool gracias al error de algún imbécil en Londres... pinches Sassunachs!!. No me quedó más que dar la dirección de Joyce para que me entregaran mi maleta cuando esta llegara a Escocia. Me apresuré a buscar la salida del aeropuerto para verme con Joyce, pero obvio, ella ya no estaba ahí, era lógico que con tanto tiempo de retraso ella hubiese pensado que no hice el viaje a verla y se fue del lugar. Tomé un taxi a las afueras del aeropuerto para dirigirme a casa de ella. Era mi primera vez en el Reino Unido, así que sólo le mostré la dirección al taxista y él se encargó de todo. El taxi me cobró 5 libras y me dejó justo a la puerta de la casa de mi novia. El taxi se fue y mi mala suerte seguía cobrándome factura de los golpes de buena suerte que haya tenido en mi vida, pues Joyce no estaba en casa. Esperé por espacio de 10 minutos cuando la vi llegar acompañada de una de sus amigas. Ella me recibió muy bien y me dijo que había estado esperando por mi en el aeropuerto y al no verme llegar en aquel vuelo que perdí, decidió irse. Lo que acontinuación sucedió al estar dentro de la casa de Joyce me lo voy a guardar, pues fue una experiencia muy amarga que aunque no podré olvidarla nunca, no quiero volver a hablar al respecto. Sólo les puedo decir que en tan sólo dos horas descubrí a una Joyce muy diferente a la que había conocido antes, ya no era la chica linda que esperaba por mi llegada, de hecho se convirtió en una persona deplorable con la cual no podría estar como amigo ni mucho menos como pareja. Mi descubrimiento acerca de su "nueva vida" nos orilló a una discusión que culminó conmigo en la calle con mochila al hombro y ella azotando la puerta detrás de mi.
Hasta aquí llegaré por hoy, continuaré con el relato más adelante. Hasta luego.



2 comentarios: