jueves, agosto 25, 2005

¡¡Tiro tiro!!

Ahora sí los gringos se toparon con un país que se les va a poner al brinco por gandallas, pero no con discursitos baratos ni tampoco con bombazos, sino con algo que a ellos les duele mucho... el comercio. Sí, por fin apareció alguien que le dijo al tío Sam, "te voy a acomodar unos zapes" y puedo asegurar que así será. No, ese país del que hablo no es ni Corea del Norte, ni Irán, tampoco se trata de Francia o Alemania... estoy hablando de sus cuatachos de toda la vida, ¡los canadienses!. El asunto está así: los gringos acaban de desconocer el tratado de libre comercio que habían firmado con los canadienses hace 11 años para que las empresas madederas del país de la hoja de maple tuvieran libre paso por la frontera para comercializar sus maderas en territorio estadounidense, es decir, a los gabachos de repente se les ocurrió cerrarles el paso a los canadienses para que su industria madedera no siguiera teniendo competencia con las finas maderas del país vecino del norte. Ante tal gringadera, Canadá no se ha quedado callada y ya prepara el contragolpe a Estados Unidos, pues realmente están ofendidos por la falta de palabra de sus amigos del sur. El plan de los canadienses me parece genial porque lo que van a hacer es elevar los impuestos que pagan muchas compañías estadounidenses para lograr pasar sus productos del otro lado y en algunos casos hasta podrían restringir el paso de algunos productos a su territorio, como es el caso del vino blanco de California, claro, esto lo harán siempre y cuando la restricción del producto no afecte a la economía canadiense también... pues si no son tan weyes. En fin, yo estaré al pendiente para ver lo que sucede porque a mí me parece algo importante y digno de ser seguido de cerca porque hasta el primer ministro canadiense, Paul Martin, ha dicho que visitará a George W. Bush para ver qué tiene que decir aquel babotas sobre la falta tan grave que ha cometido su administración a uno de sus aliados más cercanos en este mundo. Saludos!.