jueves, marzo 16, 2006

En el marco del Foro Internacional del Agua

México, Cuarto Foro Internacional del Agua, 2006
Ministerial Conference
The Ministerial Conference will allow a dialogue between Ministers and stakeholders participating in the Forum, with the purpose of confirming the commitments acquired on water matters in international conferences, validating projects and actions that are carried out in this area, as well as in those where non-governmental stakeholders are involved, as well as local and national governments or international agencies and organizations.
El agua: un derecho, no un bien
Unos 1100 millones de personas no tienen acceso adecuado al agua potable, según el segundo Informe de las Naciones Unidas (ONU) sobre el Desarrollo de los Recursos Hídricos en el Mundo. Habiendo suficiente agua en el mundo, se trata en realidad de un problema de distribución y acceso. Y de creación de infraestructura.
Ecologistas en Acción propondrá en el Foro Mundial del Agua que todos los abastecimientos de agua sean de titularidad pública
Actualmente, existen varios cientos de millones de habitantes que no tienen acceso a agua potable. Como supuesta solución, en los últimos años existe la tendencia, apoyada por el Banco Mundial, de privatizar los servicios de abastecimiento de agua potable, considerando que es la única manera de que funcione. De hecho, los créditos que para mejora de abastecimiento concede el Banco Mundial, implican necesariamente la privatización de los servicios de abastecimiento.
La guerra del agua ya empezó
Amén de las consecuencias de la contaminación ambiental, de suyo estremecedoras y verdaderamente preocupantes, la guerra por el agua, de hecho, ya empezó. Es el próximo objetivo de las transnacionales. En la actualidad ya es una verdadera mina de oro.

Hace poco,
estuve discutiendo con una persona conocida sobre el problema del agua. Uno de los puntos que señalaba, es una cuestión que individuos a favor del libre mercado encuentran viable, inmejorable, deseable y justifiicada, es la eventual privatización del agua. Transformar el vital líquido en su estado de bien común en un artículo de comercialización de caracter privado. Es decir, la premisa básicamente es la siguiente:
"Si algo te cuesta dinero, es probable que lo cuides más, pues si la desperdicias el te costará. El uso -correcto o incorrecto en cualquier caso- de este bien debe estar directamente relacionado con el precio del mismo."
Sin embargo, disiento de esta forma de ver las cosas. A pesar de la defensa acérrima que hacen de las variables económicas y de los beneficios que este tipo de acciones y conductas traen consigo a la sociedad -desde su punto de vista todas éstas son loables- es indispensable ver que tipo de repercusiones traerá consigo una determinacion de este tipo.
Es cierto, actualmente los servicios públicos de agua carecen o de infraestructura, recursos, inversión y capital humano para operar de forma óptima en México, así como en muchas otras naciones del orbe, la mayoría, sino es que todos son los antiguamente llamados "Países en vías de Desarrollo" o "Del tercer Mundo". Es cierto que hay mucho desperdicio, que la cultura del despilfarro es "patente" y "concreta". Que las personas insisten en despercidiciar de manera individual este recurso. Los gobiernos muestran desinterés, omisión e ignorancia al momento de tratar la problemática de desabasto y desperdicio.
Probablemente desde esta óptica sería deseable que empresas dedicadas de tiempo completo a la distribución del vital líquido entraran en aquellos lugares donde el estado ha obviado o transigido en su papel de supervisor y guardián de los bienes comunes. Al imponer tarifas específicas podría imponerse una especie de límite al despilfarro. En cuánto a la independencia de este tipo de entidades, éstas deberían estar totalmente desvinculadas del gobierno para no sufrir o adolecer de sus círculos de corrupción y vender al mejor postor el agua.
Y este es el problema por el cual no estoy de acuerdo a la venta total de los derechos sobre el agua. Ya se hizo una especie de mapa para que la empresas se repartan los derechos sobre seres vivos, como si las mismas los hubieran diseñado, creado o cosa similar. Siempre que exista un artículo ó "bien" escazo se verá que intereses privados buscan hacerse de él. ¿Ahora van sobre el agua? ¿Ese líquido sobre el cual se sustenta toda la vida en el planeta? ¿Es razonable dejarle esa responsabilidad únicamente a unos cuántos? ¿Es justificable? ¿Es acertado? ¿Debemos dejar en manos de unas cuantas mentes el destino de la humanidad? ¿De la vida en la Tierra?
Es sabido que el poder corrompe, sea un ente, una persona moral o física. Si una entidad sea cual fuere su naturaleza adquiere demasiado control sobre los demás, termina por tiranizar y ejercer un monopolio. Y los monopolios nunca son buenos, sobre todo para aquellos que viven bajo las disposiciones de éstos.
Casos para ejemplificar el desatino de los monopolios abundan, y sólo diré algunos nombres: Exxon, Phillip-Morris, Microsoft, Firestone y demás etcéteras. Este tipo de paradigmas del "mercado libre" sólo muestran una debilidad, tanto de las premisas de quienes lo defienden, como de los gobiernos e instituciones que supuestamente deben mediar entre los actores para evitar el predominio de uno u otro y su conducta ante los consumidores. ¿Entonces cúal es la opción? ¿La venta total? ¿La adquisición parcial del agua? ¿El endurecimiento de las medidas y campañas contra el desperdicio del agua? ¿Todo junto?
Una de las cosas que no debe olvidarse es que la propuesta inicial de la iniciativa privada es sólo apropiarse del servicio de distribución del agua. Pero no nos hagamos tontos, también se incluirá el acceso a los cuerpos del vital líquido, pues se verá como un marco total. Y debido a esto, no todos podrán llegar a estos depósitos. Recordemos, a los hoteles en Puerto Vallarta, -y no son empresas vinculadas a un bien tan importante como el agua- los cuales no permiten la entrada a playas de uso común, ni por tierra, ni por mar, pues hay diques que impiden la entrada a botes de cualquier tipo.
Si así pasa con empresas instaladas en tierras mexicanas y bajo la leyes del país. ¿Qué podemos esperar de las demás? También de esa forma se comportan otras tantas, a fin de adueñarse del conocimiento de los "curanderos" en la República Mexicana, y de quienes en forma pública hacen escarnio, minimizando sus métodos.
¿Qué podrá esperarse de estas empresas, si se les permite adueñarse irremisiblemente del agua?